Libro electrónico completo

Licencia Creative Commons Los contenidos de esta obra están protegidos bajo una licencia de Creative Commons  Licencia Creative Commons de obligado reconocimiento y citación del autor en caso de distribución de sus contenidos

Antecedentes: El PLAN AON fue publicado sin éxito hacia 2008 como una solución alternativa a la crisis económica basada en dos ingenios autoría del polifacético escritor Alberto Vázquez-Figueroa. Hoy, a las puertas de una nueva crisis y con la amenaza climática más cerca, usted mismo pude comprobar que el proyecto no solo ha resistido el paso del tiempo sino que parece haber cobrado más fuerza.

Proyecto: Anillo informativo sobre plan AON. El plan que pudo salvar a España, EXISTE [plan completo ON-line]

Sección (6/11): SPAIN IS DIFFERENT. EL CIRCUITO DE LAS MIL FUGAS

Keywords: inyección de liquidez, malversación de fondos públicos, inyecciones de liquido, derroche de fondos públicos, corrupción política, mal uso de dinero público, abusos, gastos abusivos, malversación de caudales, sueldos y partidas de dinero tiradas, desigualdades funcionariales, improductividad de la administración

Subjetc/asunto: Con una inversión estimada del orden de los 20 mil millones de euros (cofinanciado por fondos públicos y privados) y unos niveles de productividad y rentabilidad difícilmente superables, la pregunta clave a plantearse sería: ¿Es el PLAN AON el único proyecto con envergadura suficiente para despertar la economía española del actual estado de coma en el que se encuentra? Intente responder usted mismo a esta pregunta.

El Plan AON supone una apuesta industrial seria y ambiciosa, un cambio real del modelo económico español que impulse la necesaria sectorización de la economía española reactivando entre otros el sector de la industria, reduciendo la acusada dependencia energética de España con el exterior, solucionando definitivamente la guerra interregional del agua y ofreciendo a la agricultura los recursos necesarios para despegar de las políticas proteccionistas que la sostienen. Agua ilimitada a un coste casi diez veces inferior al actual, generación de electricidad a la carta y a un coste muy reducido gracias a la utilización del tramo de horas "valle" (horario nocturno) y un aplanamiento considerable de la curva de demanda energética.

Plan AON - Reg. 6 / 11

 

La superexplotación económica y la represión política... son el precio del nuevo orden económico internacional. André Gunder Frank
Andre Guner Frank

 

SPAIN IS DIFFERENT.
EL CIRCUITO DE LAS MIL FUGAS

Pero claro, la de España no es una situación idéntica al resto de miembros de Europa, y como el gran tronco vacío de un viejo árbol, la economía española estaba más hueca de lo que algunos imaginaban, y en ese símil del barco que tanto gustan de usar algunos políticos (Vega-van-hundir-marejada ; el barco de Zapatero) como si de parábolas bíblicas para necios se tratara, la dificultad apunta ya a la mera flotabilidad de la tronca que navega a la deriva y ello, podría provocar incluso que algunos dirigentes salten del barco antes de que éste se hunda. ¿Macabro? Puede parecerlo, pero no deberíamos obviar que a veces, lamentablemente, la realidad supera a la ficción.

En su línea argumental, el presidente Zapatero en busca de atenuantes que diluyan la responsabilidad de su equipo, alega que la crisis no es exclusiva de España. En efecto, la crisis no es exclusiva, la magnitud de la crisis sí lo es.

De modo que, si hay algo en lo que coinciden todos los expertos es, que aunque la crisis ha afectado a todos los países del ámbito europeo (zona euro) y fuera de dicho ámbito, la situación de España es particularmente singular frente a la crisis, y la velocidad a la que destruye empleo parece demostrarlo con rotundidad pues no ha tardado en destacar su funesta posición con respecto al resto de miembros. Y es que la estrecha diversidad de su actividad económica e industrial basada en ladrillo y turismo de sol enaltecido en períodos anteriores a la entrada del euro por el bajo valor contractual de la peseta con el marco alemán, la libra esterlina y el franco francés, la convierten en una perfecta candidata al desastre, sí, he dicho al desastre. La economía puede ser tan compleja como cualquier disciplina en la que intervienen multitud de factores impredecibles, pero nadie debería obviar ciertos síntomas que afloran por doquier y algunos (ir)responsables deberían ir pensando en algo mejor que hacer experimentos para recolocar a los más de cuatro millones (si no cinco) de parados con los que contaremos en el cercano 2010.

El propio sistema financiero español, supervisado en parte por el Banco de España y con una mayor provisión de fondos que el resto de bancas europeas ya preveían algo gordo, aunque a pesar de ello, parece ser que la mayoría se lanzaron en una huída hacia delante empujados por la avaricia y enarbolando la bandera de sálvese quien pueda. En esta huída, la mayor parte de entidades financieras españolas concedieron entre 2002 y 2007 el mayor número de hipotecas "subprime" (de alto riesgo de impago, o sea, hipotecas basura) jamás conocido. Las hipotecas basura puede que fueran un invento americano, pero sin duda no fue algo exclusivo de éste país pues este modelo acabó imponiéndose en España, donde la sobrevaloración de bienes inmuebles comenzó una carrera vertiginosa con el trágico final que hoy todos conocemos.

Pero claro, ahí no acaban los problemas de España. En la "octava economía del mundo" hay otros problemas no menos importantes, y es que el circuito monetario nacional adolece de otras muchas "fugas", tantas que resulta difícil enumerar de forma detallada. No obstante, intentaré enumerar algunas de estas "fugas" o "agujeros" en distintos niveles y sectores para que usted pueda tener una idea más real de lo que le hablo.

· El bajo nivel de competitividad y productividad de las administraciones. España supera los 3 millones de empleados públicos. Esto cual supone un coste anual en sueldos de 108 mil millones de euros. La administración (no sólo justicia) sufre en su seno problemas intrínsecos de la desorganización y la improductividad. Para colmo de males, los más de 3 millones de funcionarios al servicio público viven desigualdades retributivas sangrantes y desorbitadas que suelen acabar alimentando la desmotivación, el absentismo laboral y en definitiva, la improductividad. Los desproporcionados sobresueldos y diferencias retributivas embutidas en partidas presupuestarias bajo ambiguos conceptos y controladas por los propios funcionarios (beneficiarios de dichas partidas) dentro de la arbitrariedad institucionalizada y sistemática provoca situaciones discriminatorias que acaban convirtiendo la administración en una de las mayores fugas del circuito, capaces de mantener a personas sin ningún tipo de preparación ni cargo de responsabilidad, sentados en un despacho y percibiendo sueldos de más de 90 mil euros al año, si, he dicho 90 mil (quince millones de pesetas), y eso ya por no hablar de otros muchos que, retozan en el sofá de sus lujosas viviendas durante todo el día mientras continúan disfrutando de suculentas retribuciones (prejubilados). Todo ello, claro está, con cargo a la cuenta de gasto público.

· El despilfarro impune demostrado hasta la saciedad por gran parte de la clase política y parte importante de la administración (a nivel local, provincial, autonómica y estatal) y algunos destapados como el caso de los asesores de la diputación de Almería (asesores usero reconocen video; otro apunte sobre este asunto) y que, para asombro suyo y mío, no constituyen más que una minucia en la inmensidad de las fugas pues parece tratarse de una práctica generalizada en los distintos niveles de la administración, local, provincial, autonómica y central (asesores para el camarote de los hermanos Marx) todo ello, con cargo a la cuenta de gasto público sin ningún tipo de expectativa ni compromiso, se consigan o no objetivos.

· El honorable segundo o tercer puesto del mundo en parque móvil oficial (mayor que EEUU!!), es decir, de la administración, donde tampoco faltan coches lujosos de gama alta (Audi A-8 por ejemplo) y con equipamientos de escándalo para todo tipo de cargos públicos, consejeros, alcaldes, etc., que el erario público debe costear.

· Reformas de dependencias públicas abusivas e innecesarias en plena época de destrucción masiva de empleo, véase por ejemplo las sillas de diseño italiano de Belloch a 2600 euros/unidad (las sillas de belloch - peritaje demuestra psoe compro mas caro - 20minutos las sillas de belloch), la reformas de despachos de ministros y otros cargos, manteniéndoles privilegios (incluido sueldos) incluso cuando ya no desempeñan el mismo (Extremadura se gasta más de 300000 euros en despacho para Ibarra - de la Vega gasta 64000 euros en muebles) pero claro, esta peculiaridad no es ni mucho menos exclusiva del PSOE, así que podríamos hacerla extensiva a cualquier otro partido que ostente el gobierno en cualquier ámbito, por ejemplo, a la casa real (gobierno gasta 3 millones euros en cuadro para decorar) pasando, cómo no, por el principal partido en la oposición (el pelotazo del ave pasa por), y culminando ya en el marco europeo con la cúpula de Miquel Barceló cofinanciada por España (8 millones de euros, 500 mil con cargo a los fondos de ayuda al desarrollo) y una fundación de multinacionales (12 millones), una obra que sin duda constituye (al margen de su posible valor artístico) el más representativo ejemplo de la (ausencia de) dignidad humana y la (ausencia de) solidaridad con el desfavorecido como valores que rigen la política del que debiera ser el organismo internacional de máxima responsabilidad en la lucha contra el hambre y la miseria.

· Presión fiscal. La imparable y desproporcianada escalada de impuestos (locales, autonómicos, estatales) y servicios básicos (agua, luz, etc.) a los ciudadanos como medio preferido para financiar el déficit y poder hacer frente a las citadas fugas sin perder los privilegios de señorito a los que muchos ya se acostumbraron. Una medida que acaba provocando una presión fiscal insostenible y reduciendo de forma drástica el poder adquisivo de los contribuyentes.

De esta manera podríamos enumerar toda una larga lista de despropósitos que han dado hasta para un interesante diccionario del derroche. En definitiva, un circuito de líquido con tal número de fugas que parece una insensatez inyectar liquidez a un sistema que ha demostrado hacer aguas por tantos lados. Los bancos han cogido el dinero público, ¿Pero está fluyendo?

El sistema económico español, en su conjunto, parece acercarse demasiado a lo insostenible. Los desequilibrios producidos por la presión fiscal, la improductividad e ineficacia de las administraciones provocadas en gran parte por la discriminación retributiva entre los empleados públicos de administraciones autonómicas, estatales y locales, la sobreexplotación de trabajadores por parte de grandes corporaciones y de las propias administraciones, la situación sangrante de los autónomos y pymes frente a la morosidad sistemática de la administraciones locales, parecen haber tocado fondo.

Lo único que pretendo transmitirle a usted es que las fugas son un problema no resuelto en absoluto y mucho más grave de lo que algunos ilusos imaginan.

Para colmo, el problema de la crisis se ha visto aún más agravado por variables macroeconómicas de orden exógeno y cuyo análisis escapa a nuestra pretensión, y que además, han llevado el escenario económico futuro a unos niveles intratables de incertidumbre. Sí, he dicho intratables y no me lo invento, lo ha dicho el comisario económico de la UE, Joaquín Almunia (Almunia/atribuye/origen/crisis/avaricia) en un embate de sinceridad al que no estamos acostumbrados. Y es que en esta misma intervención, el eurocomisario económico apunta a una clave poco nombrada en los foros de debate, la avaricia como causa principal de la crisis. Que gran verdad la de Almunia. No es el capitalismo lo que está crisis, como tampoco podemos culpar al socialismo económico, ni siquiera al comunismo, de ninguna otra etapa oscura de la historia económica, sinceramente creo que es la propia condición humana la que está en crisis. Por ello, empieza a sonar ya desafinada la canción que a menudo entonaban (y entonan) los capitalistas para culpar al socialismo, y viceversa. A mi juicio, no fallan los sistemas basados en idealismos económicos ni sociales, es el propio hombre movido por la avaricia (de la que habla Almunia) el auténtico responsable del desastre. No es el capitalismo lo que está en crisis, como no fue en otro momento el socialismo, es la propia condición humana lo que se está cuestionando. Sueldos de ejecutivos 400 veces el de un trabajador medio. Sinceramente, ¿Alguien cree que esto es sostenible?

Y dicho esto, vamos a pasar a la acción, pues perderme en cantos de retórica no haría mi mensaje muy distinto a lo que ya habrá oído usted en infinidad de ocasiones y seguirá oyendo por mucho tiempo.

Plan AON - Reg. 6 / 11