Website oficial del proyecto
Acceso directo a la página de inicio  Sección de noticias e investigaciones de actualidad sobre IA  Obras documentales y literatura sobre el género  Las grandes obras del 7º arte sobre IA  Sección de links hacia otros websites sobre IA  ¿En qué estamos trabajando?...  área de descarga de aplicaciones sobre el tema
Secciones

Proyecto SAIH [ Sistema Artificial de Inteligencia Humana ]

Proyecto RHM [ Relación Hombre-Máquina ]
Proyecto experimental de linvestigación acerca de la relación entre el ser humano y los robots (antorpomorfizados o biomorfizados)

Breves relatos

Predicciones tecnológicas

Area restringida para colaboradores

Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.  Licencia Creative Commons de obligado reconocimiento y citación del autor en caso de distribución de sus contenidos

Microrrelatos digitales

La revolución digital que acontecerá en las próximas décadas puede eclipsar la línea divisoria existente entre lo real y lo ficticio. Esta revolución digital como parte de una línea evolutiva lógica sin más límites que la imaginación generará situaciones en las que la narrativa fantástica perderá su calificativo para llevar al hombre a experimentar sensaciones desconocidas e imposibles en la vida real.

La droga del siglo XXI (la Realidad Virtual) nos alcanzará a todos, pero no todos estaremos preparados para asimilarla, y los casos puntuales de dependencia manifestados en la actualidad a través de raras patologías como el síndrome de Hikikomori* pueden abandonar el calificativo de aislados para llevarnos, hacia finales de la 2ª década del siglo, a un auténtico caos de ciberdependencia colectiva mundial convirtiéndose en un auténtico pulso a la humanidad, sus valores y su existencia, que sólo podremos superar mediante el replanteamiento de nuestros principios y la educación constructiva de nuestros hijos.

Lamentablemente, este fenómeno social acentuará aún más la gran paradoja existencial de la humanidad, una controversia que permitirá que millones de personas vivan y mueran en la más absoluta de las miserias mientras la sociedad moderna acaricia el cielo con la punta de sus propios dedos mediante sofisticados sistemas de RV.

Los autores de estas breves e intensas historias han intentado dotar a las mismas de argumentos "casi" reales ampliamente documentados y basados en la factibilidad de los mismos. La considerable experiencia unida a un importante conocimiento en los campos de la IA y la RV ha permitido proyectar historias fantásticas más próximas a un género literario técnico-científico que al de la propia ciencia-ficción.

Los autores de los mismos se declaran firmes defensores de la investigación en IA, robótica y RV, y quieren constatar que dichos relatos no deben ser considerados críticas detractoras de ninguno de los campos ni líneas de investigación abiertas sobre estas disciplinas sino un fiel reflejo del fenómeno social que nos alcanzará en las próximas décadas y sus posibles consecuencias.

Microrrelatos :.
Pesadilla cibernética
Rafael Lomeña Varo ©© 2000
El Síndrome de Alcatraz
Rafael Lomeña Varo ©© 2000
Razas de máquinas
Francisco Agenjo © 2005
La Guerra Virtual. Muriendo en la rejilla de juegos
Rafael Lomeña Varo ©© 2005

Todos los relatos son propiedad de sus respectivos autores
calentamientoglobalacelerado.net © 2005

Enlaces de interés

A.E.P.I.A. [Asociación Española para la Inteligencia Artificial]
Web oficial de la AEPIA

enlaces no relacionados
El Plan que pudo salvar España

Mis Hipótesis
Web de divulgación científica desde un nuevo enfoque. En ella se desarrollan y argumentan hipótesis por parte del autor sobre temas diversos de ciencia, matemáticas, sociedad, economía, psicología , calentamiento global de la Tierra, cambio climático, cosmología y Universo, el azar y los números aleatorios, la erradicación del hambre y la pobreza, etc.
Rafael Lomena Varo ©© 2010

EuroSuite Utilities
Probablemente, la mejor aplicación gratuita, portable, multiplataforma y multifuncional, destinada tanto al usuario profesional como personal.

Es personalizable gratuitamente para su utilización como herramienta publicitaria y de promoción de marca e imagen corporativa de empresa.
Rafael Lomena Varo ©© 2012

Rafael Lomena ©© 2012

Pesadilla digital
año 2026

Los niños permanecían ausentes en el asiento de atrás, mi esposo leía el periódico INFORMACIÓN en su tableta. ¿Vacaciones? Me pregunté. Mis hijos pasaban días enteros en el ciberespacio. Hacía meses que no hablábamos y cuando intentaba acercarme sólo conseguía convencerme aún más de que los había perdido para siempre. Tampoco podía seguir luchando contra el distanciamiento de mi marido y sus posibles encuentros con algún amante en algún sector privado del ciberespacio. ¿Era yo responsable de aquella farsa?

En ese momento experimenté una extraña sensación de ahogo, vencida por la tristeza absoluta de quien no desea seguir luchando. Angustiada, decidí acabar con todo.

Desactivé el limitador de velocidad del vehículo ascendiendo hasta los 250 Km/h, después, un giro de volante nos hizo impactar frontalmente contra un edificio. Desperté sobresaltada.

- ¿Qué ocurre Angie?

- Nada, una pesadilla. Vuelve a dormirte Steve.

- No estoy dormido, sigo en La Red.

Rafael Lomeña Varo © 2000

El síndrome de Alcatraz
año 2019

Hace algún tiempo la tragedia abrazó a la isla de Alcatraz, antigua prisión federal de Estados Unidos.

El hecho, que conmocionó al mundo, tuvo lugar durante la IX ShootParty, cuando un joven de 16 años logró introducirse en un combate simulado armado con subfusil de asalto y munición real y con un resultado de 17 muertes.

Hoy, un periódico local publicaba entre sus páginas:

"El Tribunal que conoce del trágico suceso que costó la vida a 17 jóvenes en lo que debió ser un juego inofensivo falló ayer sentencia. En el momento de su detención el autor de la masacre sólo alegó que le faltaban 2 enemigos por batir. La resolución judicial, estimando informes periciales, exime al acusado acreditando que "en ningún momento el autor creyó cometer homicidio al encontrarse bajo un estado de distorsión manifiesta y persistente de la realidad, lo que se ha dado a llamar como SÍNDROME DE ALCATRAZ".

Rafael Lomeña Varo © 2000

Razas de máquinas

Ramos se despertó como todas las mañanas cuando el sol empezó a pasar a través de los cristales polarizados. La noche anterior los había programado para que dejasen pasar la luz del sol a las diez de la mañana en punto.

Ahora el gran ventanal se iluminaba con el Sol, dejando ver los Racimos de Edificios de la ciudad iluminados por su luz. Enormes torres de varios cientos de pisos que superaban el kilómetro de altura, y que poseían en su interior desde enormes bloques de amplios apartamentos, hasta jardines y lagos, pasando por oficinas, fábricas y todo tipo de lugares de ocio.

Al principio, las limitaciones estructurales habían impedido que se superasen límites de altura. Ningún edificio podía superar los setecientos metros. Pero la llegada de las inteligencias artificiales había cambiado todo eso. El diseño de nuevos supermateriales ultraligeros, espacios de carga calculados al nanómetro, y una mente artificial gestionando cada edificio en su corazón.

Ramos se desperezó, sin dejar de darle vueltas a lo que todo el mundo consideraba la noticia del Siglo. La Convergencia Cuántica.

La evolución de diferentes sistemas de máquinas inteligentes había causado múltiples problemas. Cada tipo estaba especializado en determinadas áreas y habían logrado grandes avances en sus campos especializados. La convergencia de varias tecnologías también había producido numerosos progresos, pero nada en comparación con lo que se podía haber logrado de haber contado con un método perfecto de conexión.

Ese método era el Protocolo ConEx. Había sido desarrollado por los mejores ingenieros humanos, y por un grupo de trabajo de IA´s durante unos diez años. Ahora era realidad, y la Supranet conectaría todas las Inteligencias mediante este nuevo protocolo, aumentando su eficiencia en los trabajos y tareas en grupo.

No había sido un camino fácil, por lo que había oído. La evolución de la Inteligencia Artificial no había sido un proceso tan homogéneo como se podía haber esperado.

En la antigüedad, hacía relativamente poco tiempo en años, pero una eternidad en progresos, la ineficiencia en la investigación había generado varias líneas de desarrollo de los trabajos. Estas líneas habían evolucionado por si mismas, y nacidas las primeras IA´s habían mutado, generando toda una plétora de "especies" cada una de las cuales se dividía en varias "razas" artificiales.

Los expertos intentaban poner un poco de orden en el caos subsiguiente. Para ello habían dividido las IA en varios tipos.

El primer tipo era el que englobaba las inteligencias desarrolladas mediante inteligencia programada desde arriba. Consistía en enormes programas soportados por hardware mastodóntico. Esos programas lógicos aprendían según unas pautas que impregnaban su código, y gracias a la información que miles de personas les enviaban a través de Internet.

Estos superordenadores habían logrado reducir su propio tamaño, hasta el punto de que las últimas generaciones de programas podían introducirse en un hardware capaz de ser portado por un robot de tamaño humano.

Así, ahora docenas de clases de robots compartían las calles con los hombres, cada vez más numerosos y de más variadas formas y tamaños, y con sus inteligencias desarrolladas a partir de los más variados procesos lógicos.

El segundo tipo se basó en los antiguos programas basados en agentes. Pequeños programas informáticos que emulaban el comportamiento de un animal simple, generalmente un insecto. Cada programa estaba programados para aprender, evolucionar, y resolver problemas. Al reunir miles, cientos de miles de estos programas dispersos en varios ordenadores su interactuación emulaba una colmena. Esta colmena aprendía, y la cada vez más compleja programación de sus unidades hizo que fuese aprendiendo más rápido cada generación, hasta lograr una inteligencia similar a la humana.

En este caso, la inteligencia evolutiva e esta "especie" no se basaba en núcleos cada ve más pequeños e inteligentes, sino en las complejas estructuras sociales que se desarrollaban. Estas estructuras emulaban complejas colonias de insectos primero, y de peces y aves después. Desde las complejas "estructuras fórmicas" basadas en castas que se dividían en programas recopiladores de información, buscadores de servidores de hosting, etc., hasta la increíble Inteligencia Coralina, que agrupaba billones y billones de programas y que era la mayor grid virtual conocida.

El tercer tipo de inteligencias artificiales había surgido de forma espontánea. Nadie la esperaba y un día, estaba ahí. Era lo que los científicos llamaban Inteligencias de Desarrollo Espontáneo (IDE).

Al parecer, a principios de siglo, la creciente conexión de aparatos digitales y la complejidad de procesamiento de los mismos había creado, sin que los hombres lo buscasen, una emulación digital del cerebro humano. Así, cuando el número de procesadores conectados por redes de velocidad creciente alcanzaron la masa crítica necesaria, el sistema comenzó a tomar conciencia de si mismo, poco a poco, como lo haría un niño. Cada ordenador conectado era similar a una neurona, almacenaba la información en los discos duros y los periféricos modulares, escuchaba a través de los micrófonos, veía a través de la antigua Internet y de las WebCams.

La interconexión simultánea de centenares de millones de procesadores a través de redes de alta velocidad había emulado las transferencias de información y aprendizaje de las conexiones neuronales de los cerebros.

La primera vez que ocurrió fue un shock, el ser humano, sin proponérselo, había creado vida inteligente como efecto colateral a su propio desarrollo. La segunda vez también ocurrió por casualidad, la tercera, ya fue buscada.

El desarrollo de las inteligencias IDE se basaba en la potencia de sus procesadores y en la velocidad de sus medios de conexión. Por ese motivo, la diversidad y el número de IA´s de este tipo estaban en principio limitados. Cuando una surgía, solía acaparar todos los ordenadores y equipos conectados a su red. En ello le iba la vida.

Pero poco a poco, y a medida que los hogares se iban domotizando, fue habiendo más espacio para buscar el desarrollo de este nuevo tipo de vida. Habían surgido IDE´s desarrolladas por la interconexión de móviles, grids locales, etc. Incluso se rumoreaba que había varias que habían surgido de las redes de satélites que sustituyeron a las constelaciones GPS y Galileo.

El siguiente paso fue el desarrollo de las especies mixtas, que compaginaban "neuronas" de tipo móvil con ordenadores y otros aparatos electrónicos capaces de conectarse a la red, centros de ocio digital, etc. Así, ahora mismo, había docenas de IDE´s surcando el éter y viviendo entre las pulsiones y conexiones esporádicas de móviles, televisiones y ordenadores.

El cuarto tipo de inteligencia combinaba, mediante un complejo proceso de fusión, procesadores de silicio con neuronas orgánicas. Esto aumentaba la velocidad del procesador, y le confería la posibilidad de elegir entre varias opciones. Era curioso que, en función de la especie "madre" que proporcionase la neurona, las características de la IA eran distintas. Así, según el tipo de neurona utilizada en la fusión, la IA pertenecía a una especie o a otra, o a un híbrido si mezclaba varios tipos.

El quinto, y hasta ahora último tipo de inteligencia artificial era el más extraño de todos. A diferencia de los demás, no estaba basado en procesadores de silicio sino en lo que en un principio se dio en llamar biología sintética. Esta disciplina, que vio llegar su boom entrado ya el siglo, se basaba en modelar secuencias de ADN desde cero, otorgando a células vivas las capacidades que sus creadores quisiesen. Por ejemplo, actuar en modo binario, trinario, etc.

La complejidad de estas células fue creciendo, hasta llegar a formar verdaderos cerebros orgánicos que actuaban de un modo parecido a un ordenador primero, y a una IA después.

Nadie sabía cuantas especies ni tipos podían desarrollarse, dada su capacidad para reproducirse mediante mitosis, crear colonias o generar algo totalmente distinto.

En los próximos meses, dos grupos de investigadores habían anunciado su intención de añadir una sexta y una séptima categorías a las IA´s.

Si sus pruebas daban el resultado deseado, pronto el ser humano y sus creaciones compartirían la Tierra con IA´s cuánticas y con inteligencias nanotecnológicas puras.

Ya se habían activado todos los protocolos de seguridad requeridos para este tipo de experimentos, y Ramos confiaba en que todo saldría bien.

Sin embargo, estas nuevas formas de vida llegarían tarde a la Convergencia Cuántica. No es que fuesen a ser excluidas de ella, todo estaba previsto para incorporarlas al protocolo ConEx, pero sería a posteriori.

Esa misma tarde, a la misma hora que había nacido la primera Inteligencia Artificial, hombres y máquinas darían un paso de gigante del que nadie sabía lo que podría surgir.

Sea como fuese, el futuro por delante de ellos parecía resplandecer.

Francisco Agenjo © 2005

La Guerra Virtual
Muriendo en la rejilla de juegos
año 2055

LA GUERRA VIRTUAL. EL PROYECTO CULMINACION
(este es un fragmento de una larga historia en la que espero poder trabajar algún día)

Seguramente, muchos de ustedes se preguntarán a estas alturas en qué consistía exactamente el proyecto de "La Guerra Virtual".

En este nuevo orden mundial, la Guerra Virtual era sin duda el proyecto culminación de un sistema geopolítico en el que los poderes legítimos y democráticos de todas las naciones integrantes activas quedaban desvinculados de la gestión logística y del mando militar de sus propios países, cediendo al Consejo de Seguridad toda su capacidad de acción y decisión.

El O.T.R.C.B.I. (Organismo para el Tratamiento y Resolución de Conflictos Bélicos Internacionales) fue creado cómo órgano dependiente del Consejo de Seguridad y responsable del desarrollo del proyecto de la "Guerra Virtual", asumiendo la supervisión total del mismo en materia de guerra (no de terrorismo) una vez superada la primera fase transitoria de "El Tratado".

Durante el período transitorio de adaptación al Programa, el O.T.R.C.B.I. trabajó a marchas forzadas en los aspectos técnicos del proyecto intentando cumplir en la medida de lo posible los plazos previstos de implantación, no en vano, el proyecto debía ser 100 por 100 funcional una vez finalizada la fase transitoria.

Los últimos avances logrados durante la tercera década del milenio en los campos de la RV y la IA impulsaron de forma estrepitosa la capacidad funcional de los sistemas informáticos. En el terreno del hardware, las nuevas arquitecturas de procesamiento masivo en paralelo y el empleo de materiales orgánicos en la construcción de procesadores multiplicaron varios miles de veces el rendimiento de los últimos ordenadores que fueron diseñados basados en el silicio.

Por otro lado, los notables logros en neurociencia y las nuevas técnicas funcionales de interpretación neuronal activa ayudaron a la IA para unir todo ese potencial de cálculo a algoritmos de razonamiento complejo inspirados en el propio cerebro humano y dotando a las máquinas de una capacidad de aprendizaje inaudita. A finales de la tercera década del siglo (XXI) las computadoras de última generación eran capaces de mantener conversaciones profundas prácticamente al mismo nivel que un ser humano, pero con una diferencia considerable, la capacidad de acceso en tiempo real a mastodónticos bancos de conocimiento sobre cualquier campo del saber y en cualquier idioma conocido por el hombre.* El test de Turing fue superado en 2028 con la puesta en marcha de los sistemas expertos de acceso masivo a datos, resultando prácticamente imposible distinguir a la máquina de un ser humano en el 95% de los casos probados.

Los denominados "Bots" o avatares inteligentes de juego creados por la propia computadora e inspirados en los clásicos juegos "Shoot Em' Up" (Quake) y que fueron empleados en programas avanzados de entrenamiento militar en escenarios virtuales a finales de la segunda década, eran yan seres autónomos inteligentes dotados de unos algoritmos de razonamiento complejo y de personalidad propia con conductas emergentes y un sistema de aprendizaje evolutivo que les permitía optimizar sus resultados en base a sus propias experiencias.

* La psicopatología conocida como Síndrome Hikikomori diagnosticada a finales del siglo XX, se disparó como una auténtica plaga a finales de la segunda década (XXI) sin aparente posibilidad de control. Muchos jóvenes ya sólo hablaban con las computadoras y los diagnósticos parecían irreversibles ya que en su mayoría derivaban en sujetos esquizofrénicos con permanentes brotes psicóticos. Paradójicamente, la mayoría de estos jóvenes enfermos eran tratados por las propias máquinas mediante software y sistemas expertos diseñados para la corrección de trastornos psicológicos, las que se dieron a llamar familiarmente como "MEDAT's", Máquinas Eliza de Diagnóstico y Auto Terapia.

11 de septiembre de 2055, 1er centenario de la fundación de Naciones Unidades.

Rafael Lomeña Varo ©© 2006

Principal Recomendar web eurocamsuite@yahoo.es

  Website oficial del proyecto


http://calentamientoglobalacelerado.net · http://calentamientoglobalacelerado.net/ia · http://calentamientoglobalacelerado.net/eurocamsuite